Función de la grasa

En algunos casos la grasa es el mejor lubricante aunque en otros, el aceite se muestra más eficaz. De todas formas la grasa y el aceite, aunque presenten cualidades diferentes, tienen el mismo objetivo: reducir el roce y el desgaste de dos superficies en movimiento.

Las grasas no disponen de cualidades de enfriamiento y limpieza de que dispone un lubricante líquido, pero poseen otras cualidades que hacen, en casos específicos, que su utilización sea más adecuada que la de un aceite, como por ejemplo cuando la substancia necesita mantenerse fija en un mecanismo. Este caso se da principalmente cuando las posibilidades de una nueva lubricación son limitadas o económicamente injustificadas. La mayoría de las grasas son utilizadas para cojinetes con rodamientos y a veces para cojinetes lisos; para cajas de cambios y engranajes abiertos. Supuestamente una grasa debe realizar las mismas funciones que un aceite e incluso más. En ciertas funciones, su desempeño es superior al de los aceites.

Por eso, una grasa puede ser utilizada:

  • Para impedir que elementos contaminantes (polvo, impurezas, agua, gases corrosivos, etc.) entren en las partes lubrificadas.
  • Para prevenir fugas, goteras y deyecciones no deseadas del producto.
  • Para reducir la frecuencia de lubricación. La grasa se mantiene bastante fija, garantizando una lubricación por largos periodos. Por esta razón los intervalos entre una verificación y otra pueden ser más espaciados con las grasas que con los aceites.
  • Para operaciones intermitentes, ya que se mantiene en su sito durante los periodos de suspensión o parada. En caso de arranques frecuentes es preferible la utilización de una grasa antes que un aceite.
  • Si las piezas de una máquina están muy desgastadas. La grasa puede permitir la utilización prolongada de piezas desgastadas que normalmente funcionan con aceite.
  • Para reducir el ruido provocado por el desgaste de las máquinas, con una capa más espesa.
  • Para poder utilizar determinados aditivos sólidos que tienen excelentes propiedades lubricantes y que no pueden ser mezclados con lubricantes líquidos.