Los problemas encontrados en el 4 tiempos

  • Desgaste intenso en el arranque
  • Consumo anormal de aceite
  • Incidentes en la línea del árbol
  • Perforación del pistón
  • Quemado de la válvula de escape
  • Desgaste del cilindro, de los segmentos y de la camisa
  • Desgaste del árbol de levas y de los empujadores
  • Deslizamiento del embrague

Desgaste intenso en el arranque

Un lubricante demasiado viscoso en frío puede impedir el arranque, o lo que es peor, en caso de que se pueda arrancar, provocar un funcionamiento del motor sin lubricación (destrucción rápida de los cojinetes, de los rodamientos del árbol de manivela y de los árboles de leva)

  • Punto de congelación demasiado elevado como para garantizar un flujo satisfactorio en temperaturas mínimas de arranque y un buen bombeo del lubricante.
  • Viscosidad muy elevada del aceite en frío como para permitir un aumento de velocidad adecuada al motor.
  • Bombeo y fluidez no compatible con la bomba de aceite como para garantizar una buena aspiración y una buena descarga a través del circuito de distribución del aceite. Dimensionamiento de los conductos y del filtro).

Consumo anormal de aceite

El consumo de aceite depende de la concepción del motor, de las condiciones de utilización y de las propiedades del lubricante. Si el punto de chispa es bajo y la volatilidad elevada, el intercambio de gases por los segmentos (blow-by) provocan un consumo fuera de lo normal.

  • Mala sustentación de los segmentos en sus gargantas y en las paredes de los cilindros, juegos laterales excesivos, pérdida de presión de apoyo, suciedad en los segmentos raspadores, camisas desgastadas, deformadas, rayadas profundamente o con pulido de espejo.
  • Juego entre la guía y el extremo de las válvulas, fuga en las juntas de estanqueidad del extremo de las válvulas
  • Cojinetes desgastados pueden llevar a excesivas proyecciones de aceite en las paredes de los cilindros y por consecuencia a un excesivo consumo de lubricante.
  • Fugas de aceite en las diferentes juntas.
  • Nivel de aceite demasiado elevado, que acarrea una proyección de aceite importante en las paredes del cilindro.
  • Viscosidad demasiado baja, produce un aumento de las fugas debido a los juegos anormales de las juntas estropeadas.
  • Gran volatilidad del lubricante, lo que aumenta el consumo de lubricante por evaporación.

Incidentes en la línea del árbol

Defectos de alimentación del aceite (canalización atascada, válvula de descarga abierta o atascada, o falta de aceite en el cárter) llevan a un fuerte agarrotamiento.

  • Viscosidad baja del lubricante (calentamiento excesivo debido a la descarga o disolución del carburante) provoca fallos de lubricación debido a la ruptura de la capa de aceite.
  • Contaminación del aceite por partículas extrañas (polvo de silicio, aire, partículas de residuos) que provocan un agarrotamiento abrasivo, lo que conduce a una mala repartición de las cargas sobre los cojinetes.
  • Demasiada aireación del lubricante, produce la erosión de los cojinetes por de cavitación y el aumento inadmisible de la compresión.
  • Corrosión de los cojinetes provocado por la presencia de ácidos orgánicos formados por las altas temperaturas del lubricante.

Quemado de la válvula de escape

Las cabezas de las válvulas de escape se cubren de depósitos (sales metálicas del lubricante, sales de plomo del carburante)

En el momento de la apertura de las válvulas, los depósitos se posan sobre el asiento de la válvula, produciendo una mala estanqueidad de la cámara de combustión.

  • En el ciclo siguiente, en el momento de la combustión, una proyección de gas caliente a alta presión, quema el asiento de la válvula.

Desgaste del cilindro, de los segmentos y de la camisa

El contacto del segmento en la garganta del pistón

  • Las altas temperaturas combinadas con los golpes del segmento en la garganta del pistón provocan su desgaste, lo que puede provocar la ruptura del segmento.

El contacto pistón-camisa

  • El calentamiento anormal (falta de enfriamiento, fenómeno de pre- encendido, funcionamiento con poca mezcla) llevan a la anulación de los juegos funcionales e incluso a la ruptura de la capa de aceite.
  • Un contacto entre la corona y la falda del pistón puede llevar a un agarrotamiento severo.

El contacto segmento-camisa

  • Scuffing
  • Severo estriado adhesivo
  • Desgaste abrasivo o corrosivo

Desgaste del árbol de levas y de los empujadores

El desgaste se ve influido por la concepción del mecanismo, la metalurgia de las piezas en contacto, su geometría, las condiciones de funcionamiento y el lubricante

  • El desgaste se manifiesta por el pulimento de los empujadores y los salientes de las levas.
  • Un fallo en el comando de las válvulas puede producir un agarrotamiento severo (estriado adhesivo) o de un picado (pérdida de materia) sobre los pulsadores.

Deslizamiento del embrague

Los aceites garantizan, por su estructura molecular, una capa de aceite homogénea entre los discos del embrague, esto permite un deslizamiento controlado que facilita el cambio de velocidades. La adaptación del coeficiente de fricción a las exigencias mecánicas controla el deslizamiento y el desgaste de los discos.

El cambio de velocidades adecuado y el tiempo de vida del embrague dependen de la calidad de esta fricción.